3 claves para innovar la forma de hacer elecciones en España

3 claves para innovar la forma de hacer elecciones en España

Nuestro Consultant Senior Asocciate, Antonio Hernández, @El_Hermeneuta, escribió un artículo titulado La Innovación Electoral que Viene de Europa. A continuación su escrito:

 

Decir hoy que la política ha cambiado en los últimos años es casi como no decir nada. Analistas, consultores, opinadores y políticos enuncian y comparten ya una evidencia que se ha impuesto por la vía de los hechos.

Y, sin embargo, muchas campañas políticas en España no terminan de entender hasta qué puntos son profundos los cambios experimentados en la sociedad y en la política y tienden a identificar innovación exclusivamente con redes sociales.

La campaña de 2012 significó un hito por su avanzado nivel de innovación. Tras la victoria de Obama, la revista Time dio a conocer la que se ha bautizado como su “arma secreta”: The Cave. Durante 18 meses un equipo de estadísticos, matemáticos e informáticos había recabado y ordenado en una misma base de datos toda la información que se tenía sobre votantes y simpatizantes de todo el país.

Algo similar se llevó también a cabo en la campaña de Trump donde un equipo de 12 personas creó paneles de datos en tiempo real, que fueron utilizados por la campaña para diseñar la publicidad y concentrarse en los estados más disputados, especialmente en los últimos meses.[1]

Sin embargo, cabe decir también que los intentos de poner en práctica muchas de estas técnicas en el continente europeo han resultado a menudo infructuosos y decepcionantes.

Aún así, hay dos ejemplos muy recientes de innovación electoral en Europa, a los que merece la pena echar un vistazo.

El primero es el caso de la campaña de Corbyn en el Reino Unido. “Momentum” era el nombre de la red de campaña de activistas en, que captó en torno a 23.000 miembros y 150 grupos locales para apoyar la campaña. Se basaba en dos líneas de apoyo: como activista o como donante.[2]

“Momentum” se basaba en una plataforma en la que cualquier persona recibía acceso para conectar con grupos cercanos e individuos o realizar donaciones. Se trata de una práctica muy consolidada y extendida en toda América, que llama la atención por tratarse de la primera aplicación seria en una Europa de campañas basadas en las estructuras de los partidos, más que en campañas efímeras de voluntarios.

Otro ejemplo de esto es el movimiento “En Marche!” de Macron. En un buen análisis de dicha campaña de la periodista Emily Schultheis[3], se afirma que uno de los aspectos fundamentales de la campaña fue su capacidad para ofrecer algo nuevo, de la mano, de nuevo, de la utilización de la tecnología. Su primera tarea importante fue La Grande Marche, movilizando a sus activistas, muy motivados, pero sin experiencia. “La campaña utilizó algoritmos de una empresa política con la que trabajaba, para identificar los distritos y barrios que eran más representativos de Francia. Enviaron a la gente a que tocara las puertas de 300.000 personas”. Los voluntarios no solo repartían folletos, llevaron a cabo 25.000 entrevistas de unos 15 minutos con los votantes en todo el país.

Esa información se introdujo en una gran base de datos que ayudó a entender cuáles deberían ser las prioridades y políticas de campaña. “Fue un grupo de discusión masiva para medir la temperatura del país, pero también se aseguró que la gente tuviera contacto con su movimiento desde el principio. Era un ejercicio de entrenamiento que realmente puso las bases de lo que hizo este año”. Y supo sacarle provecho.

Creo que saltan a la vista los aspectos que hoy marcarían una estrategia realmente innovadora en España, donde nos consta que algunos partidos, de manera aislada, han intentado poner en marcha algunas de estas estrategias, generalmente con más ganas que conocimientos y, todo hay que decirlo, sin demasiado éxito.

Dicho todo esto, éstos son los 3 elementos que considero claves para llevar a cabo una verdadera la innovación electoral en España:

1.Algoritmos. Big Data, microtargeting y geomarketing

En el actual contexto muchos hablan de ellos, pero muy pocos los trabajan con éxito o, incluso, los han visto funcionar. Existen disciplinas que aplican estos algoritmos en política y que consideramos que son fundamentales: Análisis de datosmicrotargeting y geomarketing (puesto que la campaña, en última instancia, es siempre un combate con base en el territorio).

2.Activismo 3.0

Los nuevos activistas no son los afiliados de antaño. Quieren sentirse importantes para una organización. Los partidos deben evitar la sensación de que sólo se les tiene en cuenta para “repartir propaganda”. Eso se consigue dotándoles de herramientas que les aporten información, que fomenten la interrelación, donde opinar y desde donde puedan generar redes territoriales o de interés. Todo esto soportado en una plataforma digital con materiales, información electoral y medios de contacto para los voluntarios, etc.

3.El Día D

A menudo los partidos llegan desfondados a la jornada electoral. Los partidos clásicos, en particular, cada vez la resuelven más como un trámite y no se le da a este día la importancia que tiene y, sin embargo, a todos se nos vienen a la cabeza ocasiones en las que se han perdido unas elecciones por un puñado de votos.

La tecnología nos puede permitir aprovechar toda la información de utilidad de dicha jornada, lo que permitiría de cara al futuro conocer la conducta de los votantes en cada mesa, movilizar a nuestros votantes, detectar tendencias, analizar el comportamiento, comparar comicios, generar un histórico, etc.

Para acceder al contenido completo de la revista, haz clic aquí

No te quedes con esto, compartelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone